El anuncio de Iberia de comprar Air Europa a través del grupo IAG (en una operación que rondará los 1000 millones de euros) genera inquietud e incertidumbre en el Comité de trabajadores de la compañía, cuya representación sindical en su sede de Palma está liderada por USO, con mayoría de delegados.

En la tarde de ayer lunes fue convocada una reunión en Pozuelo (Madrid), tras haberse enterado los sindicatos de los últimos avances de la negociación a través de los medios, lo cual generó preocupación. Finalizado el encuentro, los miembros del comité fueron informados de que la marca IAG quiere mandar un mensaje de tranquilidad porque, en esta operación de integración, la prioridad es afianzar la posición del grupo en el mercado, garantizar la marca, el personal y los convenios colectivos firmados, así como la permanencia en las bases pequeñas, el acuerdo con Globalia, y la extensión de las inversiones realizadas, “pero lo cierto es que todo ello queda en suspenso hasta que no se pronuncie el Tribunal de la Competencia al respecto”, advierte Rafael Bohórquez, Secretario General del sector aéreo en USO Illes Balears.

“Nos tememos que esas garantías de supuesta continuidad y tranquilidad van a quedar a la postre supeditadas a lo que Iberia e IAG determinen. Por eso, ante cualquier tipo de especulación, en USO vamos a estar muy pendientes de lo que el Tribunal de la Competencia dictamine y, a partir de ahí, seguir velando por los convenios que actualmente aseguran el trabajo de unas 970 personas en Palma”, afirma Bohórquez.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario