El pasado día 26 de noviembre, cuatro vigilantes de Seguridad fueron agredidos por un paciente en el Hospital de Son Espases, de los cuales dos resultaron con lesiones graves que derivaron en situación de baja médica, mientras que sus dos compañeros sufrieron lesiones leves.

Desde la FTSP-USO queremos condenar dichas agresiones e insistir en lo barato que actualmente sigue saliendo agredir a miembros de Seguridad Privada, quienes por finalidad tienen el hacer es velar por la seguridad de las personas e instalaciones.

Entendemos que el riesgo de las agresiones está implícito en la profesión, pero lo que este sindicato no entiende (y, por ello, siempre denunciará) es la poca repercusión y leves consecuencias que dichas agresiones suponen para los agresores, máxime teniendo en cuenta que, según marca la legislación vigente, el colectivo de la Seguridad Privada es complementario al de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Médicos, sanitarios, profesores y otros gremios son atendidos como agentes de la Autoridad cuando resultan agredidos. Sin embargo, el personal de Seguridad Privada no ejerce de dicha protección a pesar de ser el colectivo más propenso en sufrir dichas agresiones físicas y verbales.

Actualmente en nuestra comunidad hay más vigilantes de Seguridad que Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en una situación de indefensión total ante agresiones como las sufridas la semana pasada por los compañeros del servicio de seguridad privada del Hospital de Son Espases.

Desde la FTSP-USO Illes Balears, y dentro de la campaña realizada por esta Federación (STOP Agresiones a vigilantes) exigimos un cambio normativo que proteja y ampare a este colectivo, el más numeroso del Estado español, superando ampliamente a Policía Nacional y Guardia Civil.

Igualmente, transmitir nuestro apoyo a los vigilantes agredidos, poniéndonos a su disposición para cuanto puedan necesitar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario