Ya conocemos la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2019, y los datos, además de ofrecer agridulces contrastes a nivel nacional, aportan noticias especialmente preocupantes para Illes Balears.

Contexto estatal: el año acaba con 92.600 nuevos ocupados en el último trimestre del año y 22.500 parados menos, esto es, 402.300 nuevos empleos en todo 2019 y una cifra final de casi 20 millones de ocupados, lo que que debe valorarse en positivo. Sin embargo, esos datos se traducen en más de 3 millones de desempleados y una tasa de paro casi del 14% (lo que supone una bajada del paro, cierto, pero la menor desde 2013). Así, se ha creado empleo, pero de nuevo hablamos de la menor mejora desde 2014. El empleo juvenil sigue siendo el parámetro de edad más lastrado.

Pues bien, en nuestra región, la eterna atadura de los sectores de trabajo a la temporalidad y los contratos inestables ligados al verano, volvieron a causar estragos con la llegada del mes de octubre, lo que se unió a una campaña de navidad que este año no aupó las cifras de empleo como fuera deseable. La última EPA del pasado año arroja 49.000 nuevos desempleados en Illes Balears con respecto al trimestre anterior: somos la comunidad líder en este triste índice.

“A la falta de empleo desestacionalizado y la ausencia de una oferta laboral más diversa (elementos que tanto tiempo llevamos denunciando en este sindicato), podemos sumar en este caso la situación de inestabilidad política que ha habido en el país en los últimos meses, lo que ha podido afectar en la falta de propuestas concretas para una tierra como la nuestra, tan ligada al sector turismo”, declara nuestro secretario general, Juan Antonio Salamanca, quien, en cualquier caso, espera que “de una vez en 2020 sí lleguen esas políticas que apuntalen un empleo más estable en Baleares”.

El dato anteriormente apuntado supone un incremento trimestral de paro de 70.500 personas (-8,00% de tasa de variación trimestral). Así, la tasa de desempleo del 10,9% de 2018 en el mismo ciclo temporal, baja al menos al 9,9%.

“Temporalidad, contratos precarios y dependencia del sector servicios siguen marcando los registros en Baleares. Eso, y esperar de nuevo a que los hoteles y los turistas hagan mejorar las cifras en los meses de verano. Y esa tónica debe cambiar cuanto antes”, afirma Salamanca, “porque todo ello no olvidemos que mina también la conciliación, la incorporación de las mujeres y los más jóvenes al mercado laboral, la estabilidad en los hogares… En Baleares no podemos seguir viendo que con la llegada del último trimestre del año haya casi 50.000 nuevos desempleados”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario